Ventajas de contratar una empresa de administración de fincas

El aumento de ciudadanos residentes en áreas urbanas ha ido dotando cada vez de más importancia a la figura del administrador de fincas. Las comunidades de vecinos y propietarios están sujetas a normativas específicas diseñadas para habilitar una buena convivencia entre vecinos y cumplir con la legislación vigente.

Contar con una empresa o un administrador de fincas es la garantía de que estos problemas en la comunidad, especialmente los relacionados con el desconocimiento de la normativa, no llegan a situaciones de una gravedad mayor. Los profesionales especializados en esta materia tienen como misión gestionar trámites y reparaciones, asesorar económica y legalmente a las comunidades que gestionan y, en muchos casos, también mediar entre conflictos vecinales.

En algunas empresas incluso van más allá y ofrecen igualmente otros servicios relacionados, como por ejemplo la asesoría inmobiliaria. Un ejemplo es +Comunitat. Si estás buscando piso o casa, déjate asesorar por esta agencia de Administración de fincas que eleva sus posibilidades también a la administración de alquileres.

¿Qué tareas realiza un administrador de fincas?

Las empresas y profesionales de la administración de fincas se encargan de toda la gestión económica-administrativa de la propiedad. Su labor es prestar asesoramiento y seguridad jurídica en todos los temas en relación al inmueble.

Por supuesto, la decisión final en cuanto a las acciones a tomar depende de los propietarios. Por ejemplo, si deciden incumplir una normativa jurídica, el administrador deberá advertir de las consecuencias a cumplir, pero podrá quedar exento de toda culpa si finalmente la comunidad decide ir hacia adelante con ese proceso.

Los administradores de fincas aportan seguridad y tranquilidad a los propietarios. Son la salvaguardia de que la comunidad está cumpliendo con todos los requisitos legales. Pro otra parte, atienden a medidas urgentes, como las reparaciones o los desperfectos en el inmueble.

Y no hay que olvidar su labor de planificación, pues también aportan planes de gastos para que los propietarios afronten los costes con antelación. En cuanto al asesoramiento jurídico, el gran aporte es que pueden actuar advirtiendo al Colegio de Administradores y que este ejerza como mediador en caso de tener que solventar algún problema legal.

Dejando a un lado cuestiones jurídicas, su trabajo más notorio es el de la gestión fiscal. Todas las comunidades de propietarios deben cumplir con requisitos impositivos, IRPF, IVA y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

Los beneficios de contratar un administrador de fincas

Todas las cuestiones anteriormente referidas son obligatorias por parte de las comunidades de propietarios. El administrador de fincas no es más que un profesional que conoce al dedillo todo lo que imponen las distintas Administraciones Públicas: Estado, Comunidad y Municipio, para habitar un espacio conforme a la ley.

Esa información la traslada a los propietarios para que operen en su inmueble como plazcan, aunque siempre será mejor hacerlo conforme a la ley. Por tanto, estos profesionales ofrecen servicios de documentación, contabilidad, mediación y asesoramiento legal y protección de datos.

Por otra parte, no hay que dejar de lado algunas cuestiones interesantes. Los administradores de fincas pueden actuar como organizadores en la comunidad, convocando juntas, recopilando información y dirigiendo a los propietarios hacia modos de convivencia que contenten a todos los miembros.

Esa labor es muy destacable en el aspecto de mediación. El hecho de no formar parte de la comunidad le aporta un estatus de agente externo e imparcial. En sus recomendaciones se muestra como árbitro o juez, su función no es defender a uno u otro propietario, sino garantizar los intereses generales de toda la comunidad.

En definitiva, lo que se gana con una figura de este tipo es comodidad. Los propietarios dejan en manos de un profesional habilitado para ello la gestión de su comunidad, algo que es obligatorio por ley, y el administrador pone a disposición de sus clientes toda su experiencia.

Más allá de la administración

El ejemplo de +Comunitat, como otros muchos, sirve para visibilizar que la tarea de estas empresas puede ir más allá de la simple gestión, pues su conocimiento sobre el sector inmobiliario es muy elevado.

En el caso concreto de este grupo, las opciones que abren a sus clientes se expanden hasta la administración de alquileres y los servicios inmobiliarios. Si ya en una comunidad las obligaciones legales son muy elevadas, no hay que dejar de lado la de los alquileres, que pueden ser también muy complejas.

Con respecto al sector inmobiliario, esta empresa peina la provincia de Girona, con más de una treintena de propiedades en venta donde se incluyen fincas e inmuebles de distintas categorías y a precios muy variados.