El desarrollo de las VPN: Tunelización Dividida

Deja resguardar los datos sensibles de los usuarios y puede usar dos direcciones IP diferentes

Cuando vamos por la carretera en un terreno montañoso, muy frecuentemente, nos hallamos con túneles para cruzar de un lado al otro. Estas construcciones hacen que los automóviles puedan pasar por allá sin peligros y de una forma bastante simple. Cuando charlamos de túneles en el planeta de las redes, marchan parecido: son protocolos que sirven para cifrar o cifrar bultos de datos a fin de que pasen de un lado a otro sin que corran peligro de pérdida o exposición en el camino ya que solo pueden ser abiertos al llegar al destino.

Una VPN crea una conexión segura y privada entre el dispositivo que se esté usando e Internet. En el momento en que una persona se conecta a Internet por vía de una red privada todo el intercambio de datos se manda mediante un túnel virtual cifrado que garantiza su seguridad. Esto es, los datos se encriptan de tal modo que solo pueden ser leídos por el receptor final.

A su vez, cuando el usuario cuenta con un servidor VPN, puede añadir la función de túnel dividido, o asimismo conocido como split tunneling, que habilita cierta flexibilidad en lo que se refiere al uso de la VPN. Hay muchos tipos de túneles conforme el requerimiento de seguridad de cada persona: no es exactamente lo mismo la seguridad que precisa una red hogareña que aquella que precisa un empleado trabajado de forma recóndita.

¿Qué es la tunelización dividida?

Beneficios y desventajas de esta modalidad

La tunelización dividida de la VPN consiste en la capacitad que tiene el software para eludir que la totalidad del tráfico de datos que se está efectuando pase por la VPN al tiempo que el resto lo haga de forma normal. Es simples palabras, pongamos que un usuario está usando su PC con Windows y nota que, al mirar un vídeo en Vimeo o una serie en Netflix, marcha lento. Esta persona, a través de la tunelización dividida puede mirar el vídeo usando internet normal (sin VPN) y que el resto de las funciones prosigan con la VPN activa.

Las ventajas de este túnel son múltiples. Primeramente, deja resguardar los datos sensibles del usuario por el hecho de que si bien este desconecte la VPN en determinadas circunstancias, el resto de los datos proseguirán siendo cifrados y mandados por un túnel virtual privado y seguro. Por otra parte, con esta metodología, se pueden emplear dos direcciones IP diferentes (una privada y otra no) de forma de poder acceder a determinados contenidos con la IP anónima a los que no se podría acceder con la IP pública debido a bloqueos o limitaciones geográficas que acostumbran a tener las plataformas o sitios.

A su vez, como la VPN afecta sutilmente a la velocidad pues precisa de un tiempo para poder cifrar los datos y ponerlos en un canal seguro, con este túnel dividido las personas van a poder poner aquellas aplicaciones que no precisen este cifrado para quitarlas de la VPN y usarlas con su velocidad frecuente.

¿Es segura la tunelización dividida?

Cuando se activan esta clase de metodologías, la seguridad de las aplicaciones que estén bajo la órbita de la VPN activada proseguirá teniendo la protección que ofrece la red privada. El tema va a ser tener determinados cuidados con aquellas que expones a la red normal que ya no van a tener el cifrado de los datos que se intercambian, ni van a estar ocultas pues la dirección IP va a ser pública, ni van a ser invisibles para los otros usuarios conectados a exactamente la misma red.

Entonces, inevitablemente, va a haber cierto peligro que requerirá de la cautela de otros protocolos de seguridad como el antivirus y el firewall.