Entrevista a Miguel Le Goff

El día de hoy publicamos la entrevista que hemos efectuado a Miguel Le Goff. Aguardamos que sea de vuestro interés.

¿De qué manera comenzaste tu proyecto personal?

Era maestro de música en un instituto privado, y a causa de la pandemia, me ofrecieron irme y pensé: “¿Qué mejor que una crisis mundial para dedicarte a tocar canciones sin conseguir dinero?” Realmente no soy nada original: bastante gente cambia de vida y dedicándose a lo que de veras le agrada hacer.

¿No te agradaba ser maestro?

Cuando eres músico, ser maestro es prácticamente obligatorio, y me chifla, lo disfruto mucho, mas aun lo que te agrada, si lo haces treinta y cinco horas semanales te quemas y pierdes el norte. Salvo que sea tu pasión, mas los centros de enseñanza están muy pesaditos ahora con paquetizar la forma en que se dan clases y igualar la forma en que los profesores marchan. Eso tiene su parte buena mas, resumiendo, el aprendizaje es un proceso misterioso: no es el maestro el que enseña, es el pupilo el que aprende y un enseñante transmite más una forma de ser, que unos contenidos; en mi caso, tenía bastante libertad creativa si bien comenzó a parar de ser un reto, creo que puedo asistir considerablemente más escribiendo canciones. Lo idóneo si eres artista, es poder compatibilizarlo con tu creación y eso implica dar pocas horas por semana, ser profe es muy absorbente.

¿Nos puedes contar alguna anécdota?

Comencé a redactar y componer en los descansos entre clase y clase, “El cactus y la piedra pómez” fue una canción que escribí para pupilos de siete o bien ocho años de lenguaje musical, si bien al final guste a adultos asimismo. Estoy muy agradecido con esa etapa, mis pupilos fueron mi primer público. Los pequeños son un público exigente si algo les semeja una mierda, te lo afirman, se lo ves en la cara. Realmente muchos pupilos, sobre todo los mayores, me animaron.

¿Sacaste algo bueno de la Pandemia?

Creo que a muchos nos dio lo que precisábamos, a pesar del horror, me quedo con lo bueno: a lo largo del confinamiento me puse a tocar el saxofón en la ventana, tocaba jazz, mas hubo una conjunción de vecinos que proseguimos siendo amigos y viéndonos hoy, mi primer concierto fue delante de ellos, en la casa de mi vecina Lucía, cuando ya se podía, era la primera vez que tocaba mis canciones públicamente, ya estaba grabando el disco y yendo a tocar a micros, mas el lanzarme a tocar un repertorio entero fue gracias a ellos.

¿Se puede vivir de la música?

Se puede. Si combinas múltiples oficios en la música no es bastante difícil. Vivir de solo tocar es más difícil, lo consiguen unos pocos, a mi me da la sensación de que falta industria, más representantes, distribuidores y mánagers que se arriesguen… movernos más por el corazón que por el dinero, por seguidores de instagram, o bien lo que se supone que le agrada a la gente… semeja repelente mas tomemos el ejemplo de Maria Pellicer y el Kanka, se aprecia que una parte de su éxito es pues al mánager verdaderamente le agrada la música del artista que representa. Debemos recobrar ese romanticismo de apostar por las corazonadas y movernos por intuición.

¿Cuál afirmarías que es tu logro personal?

Pensar en mí. Hay una bravura sanadora en exponerse delante de gente y ofrecer tu verdad, tus fallos, tu proceso … .pero a cambio te haces amigo del temor, te marchas dando cada vez menos importancia… en mi caso todo este proceso no es para lograr el éxito, el único éxito al que aspiro es poder proseguir haciendo lo que me agrada, redactar canciones y tocarlas públicamente, mas no es el motor, lo que me impulsa es lo preciso que me resulta para medrar de qué manera persona, el trabajo, la concentración, la escucha, noto que me sienta bien, de ahí que prosigo.

¿De qué forma describirías la música que acostumbras a crear?

Yo me veo de qué forma el bufón del rey: cuentas con una situación privilegiada y eso te deja expresarte de una forma que no harías y decir cosas que no son agradables de oir, sin dejar de divertir y hacer sonar los cascabeles de tu sombrero con maestría. Me agradan las canciones en las que la letra es esencial. Mi único objetivo es desarrollar mi potencial, hay ocasiones en que hago una canción solo para trabajar determinado ritmo o bien armonía, y en general las letras son un talismán: hablo de lo que más me importa en ese instante y al hacerlo, lo vivo mejor.

¿Qué es lo mejor de ser vocalista? ¿Y lo peor?

Yo afirmaría lo mejor de tener Voz, por el hecho de que la música existía ya antes que los músicos, lo que a mi me resulta interesante es localizar mi Voz, si solo pudiesen cantar canciones los vocalistas jamás habríamos oído a Sabina o bien a Leonard Cohen. Si tienes un prodigio de voz es fantástico, mas si no, todavía puedes hacer música y localizar un sitio en tu interior desde el que conmoverte y conmover al que te escucha.

¿Padeces ansiedad ya antes de un concierto?

Si son mis canciones, me pongo enfermo. Tengo un radical en mi interior que cada concierto me dice: “ Si no estás a la altura, déjalo” Mas a la altura significa ser franco, haber conseguido cantar sin más ni más intención que mostrarte sin personajes, y eso es realmente difícil. He tocado el saxofón delante de mucha gente mas cantar tus canciones públicamente, si bien sean 2 personas es muy diferente para mi, en este sentido, creo, que una y mil son los mismo: tocar tus canciones es de qué manera orar públicamente, si eres un fiel de la canción de qué forma , es inaceptable salir a orar y estar fingiendo. Si bien hay que disculparse el estrellarse.

En el momento en que te aburras de la música, ¿qué opinas hacer?

Me lo tomo de qué manera un camino personal, si me aburro, hago las canciones equivocadas. Si lo vives de qué forma un camino personal, siento que toda vez que tocas cosechas el resultado que precisas. Recuerdo en el momento en que al finalizar una canción, se escuchó una tos en el público y 3 palmas. Eso fue todo. Fue lo mejor que me podía haber pasado, había tenido la fortuna de vivir mi mayor temor, el próximo concierto lo di dejándome de estupideces y fue realmente bien.

entrevista a Miguel Le Goff1

¿Has pensando en formar tu banda?

Se ha vuelto todo más difícil, absolutamente nadie tiene tiempo, todos precisamos hacer las cosas por dinero, y al final de todo el ahínco que supone montar una banda, sale más a cuenta tocar solo.. es por una situación general, a eso me refería ya antes con que falta industria: no creo que un artista deba serlo y hacerlo todo el: ser su mánager, llevar sus redes, ser todos y cada uno de los miembros de su conjunto..etc… Creo que debería haber trabajo para todas y cada una esas unas partes del proceso si integramos más la cultura de qué manera parte esencial de la identidad de España, de qué forma pasa en Francia.  A lo largo del confinamiento se vio que absolutamente nadie podía vivir sin música, sin arte,  a mi me da la sensación de que hay un enorme desequilibrio entre la música que escuchamos de fuera de España y afirmemos “el producto español”. Lo veo en los chavales, consumen mucha música americana, y está bien, probablemente por el hecho de que les agrada más que la de España ¿mas, qué música de España les llega?  Creo que entre todos podemos mudar eso, gente de qué manera Antílopez, o bien el Kanka, han abierto el camino para lo que creo que es sano: que haya miles y miles de personas que escuchen una canción con las letras de siempre y en todo momento del pop de España, mas que asimismo haya ahora miles que escuchen una joya de qué manera “Una vez visto” de Antílopez, por poner un ejemplo. Hay y debe haber lugar para todos, y eso es un trabajo de muchos, y de confiar más en la inteligencia del público de España.