Estas son las funciones de iPadOS que habrían de estar en el Pixel Tablet de Google

Google precisa ofrecer una versión de Android enfocado particularmente para tabletas

La parte más esencial que hace que iPadOS sea más triunfante que Android es indudablemente su software. La mayor parte de las tabletas Android ni tan siquiera reciben dos actualizaciones de firmware y solo Samsung garantiza 4 actualizaciones de sistema, mas este no es el mayor inconveniente con las tabletas Android.

Ecosistema

iPadOS tiene muchas aplicaciones adaptadas a la pantalla de una tableta. Por servirnos de un ejemplo, la aplicación Procreate es una herramienta única y idónea para el diseño digital y es mejor que cualquier app libre en el sistema de Google. LumaFusion para editar vídeos, PixelMator para editar fotografías y Notability para notas son otros ejemplos que no tienen un equivalente en Android.

Photoshop está plenamente libre para iPadOS, y si bien Adobe ha lanzado múltiples programas independientes para Android, la versión de Android de Photoshop para tabletas no es perfecta. Google precisa solucionar este inconveniente, y una forma de hacerlo es motivar a los desarrolladores a llevar sus aplicaciones a su ecosistema.

Estabilidad

Cabe indicar que Apple trata con productos más limitados que Android y, como resultado, tiene más control sobre su software. El iPad más asequible se vende por trescientos veintinueve dólares estadounidenses, y si bien su diseño se ha mantenido estable a lo largo de prácticamente diez años, prosigue siendo más estable para el uso diario que las mejores tabletas Android.

Todo está relacionado con una mala optimización de los fabricantes, ya que es uno de los inconvenientes mayores, mas el uso de tabletas Android infunde una sensación de uso de software beta y versión incompleta. En el sistema operativo de Apple no es así, sino más bien todo lo opuesto, su estabilidad está más que asegurada no importando la versión de su software.

Actualizaciones

El inconveniente más esencial para estos productos es el intervalo de tiempo entre la introducción de Google de la nueva versión de Android y la obtención de actualizaciones libres para los dispositivos. No hay discute sobre de qué manera se actualizan los iPads, creo esto es una de sus mayores fortalezas, un iPad va a tener asegurado actualizaciones por años, al paso que las tabletas Android con duras penas actualizan a una versión esencial. Por poner un ejemplo, la tableta Realme Pad se lanzó el año pasado con Android once y está programada para percibir solo una actualización a Android doce.

Aplicaciones

Las aplicaciones primordiales y exclusivas del sistema operativo iPadOS están diseñadas para aprovechar todos y cada uno de los potenciales de los iPads, y la mejor una parte de la historia es que continuamente mejora y consigue nuevas funciones.

Además de esto, por vez primera en iPads, vemos la adición de una función llamada Stage Mánager que hace que la administración de ventanas de software sea considerablemente más fluida y funcional. Esta característica es una de las peculiaridades que Apple ha robado de las tabletas Android y Android lo ha hecho mejor en este sentido, mas en otros casos, las tabletas Android no son capaces de competir con los iPads.

Apple edificó un ecosistema prosigo conveniente entre sus productos y tuvo mucho éxito en el desarrollo del mejor software en todos y cada campo. El inconveniente es que los programas muy regulares de Google no son compatibles con su implementación y hemos visto este inconveniente a lo largo de años. El inconveniente con las tabletas Android va alén de la actualización, es acá donde Google precisa probar que puede ofrecer un sistema operativo concreto para tabletas.