IBM contribuye a apresurar la adopción de la nube híbrida en Latinoamérica

La multinacional de tecnología IBM anunció últimamente el comienzo de las operaciones de su primera IBM Cloud Multizone Region (MZR) en Latinoamérica. Este es un resultado de la inversión que adelanta la compañía para apresurar la adopción de la nube híbrida que busca robustecer el desarrollo empresarial en la zona.

De este modo, da una solución «segura, integrada, flexible y simple de administrar». Esta opción alternativa deja hacer frente al incremento de velocidad de la transformación digital producto de la Covid-diecinueve y también incorporar cargas de trabajo de misión crítica con alta resiliencia.

De este modo lo notificó la compañía por medio de un comunicado. En él, además de esto, el Gerente General de IBM América Latina, Tonny Martins, manifiesta que «las compañías de toda Latinoamérica están acelerando su transformación digital, con la intención de estar listas para las incertidumbres y los cambios veloces del mercado, y para ofrecer las mejores experiencias a sus clientes del servicio finales».

De igual forma, apunta que para combatir los efectos que deja la pandemia de la Covid-diecinueve, desde IBM están «invirtiendo y expandiendo nuestra infraestructura de nube en la zona, a fin de que organizaciones de todas y cada una de las industrias y tamaños puedan acrecentar sus capacidades, teniendo toda la flexibilidad, latencia y control para hacer medrar sus negocios en un entrecierro de nube rico en seguridad».

¿Qué es la nube híbrida?

Se trata de un modelo de tecnología de la información que deja administrar y organizar las cargas de trabajo en múltiples ambientes. De esta manera, una nube híbrida combina 2 o bien más ambientes de nube pública y privada. En ese sentido, los usuarios van a tener un mayor control puesto que disponen de una red de recursos virtuales a los que pueden acceder conforme a sus necesidades. Entre sus primordiales peculiaridades esta la interoperabilidad, capacidad de control e inclusive la escalabilidad.

Siendo una mezcla entre la nube pública y privada, la nube híbrida ofrece soluciones mixtas. Por poner un ejemplo, brinda a los usuarios un mayor control puesto que deja sostener cargas de trabajo críticas en la esfera privada. De igual forma, por su naturaleza escalable, ofrece mayor flexibilidad y deja progresar costos.

¿Por qué razón elegir la nube híbrida?

Conforme con el manual de buenas prácticas de IBM Nube híbrida: Lo mejor de todos y cada uno de los mundos, la adopción de un enfoque híbrido es «la opción mejor para una compañía que busca sostener la protección y la privacidad de sus datos al unísono que satisface la necesidad de agilidad empresarial».

De este modo, la nube híbrida «permite que una compañía aproveche la agilidad y la rentabilidad de los recursos externos de terceros sin exponer todas y cada una de las aplicaciones y datos alén de la intranet corporativa». Sin embargo, cabe nombrar que la interacción de componentes de las nubes pública y privada hace que su implementación sea más difícil.

Administración de cargas de trabajo de misión crítica

Logotipo IBM

La red de IBM Cloud está desarrollada para baja latencia y alta seguridad, mientras que ayuda a sus clientes del servicio a desempeñar los requisitos de cumplimiento y soberanía de datos. De igual forma, apunta que al emplear esta nube híbrida los clientes del servicio van a tener asimismo acceso a las capacidades de IBM Cloud entregadas por medio de IBM Hyper Protect Crypto Services.

Lo precedente se traduce para las compañías en beneficios, como es el caso de sostener sus claves de cifrado. O sea, que los usuarios son los únicos que pueden acceder y supervisar sus datos, «ni siquiera IBM puede acceder a ellas», destacan.

En ese orden, la Zona Multizona (MZR) consta de 3 data centers independientes entre sí y favorecerá a toda Latinoamérica, lo que representa una continuidad para las operaciones. En el caso de una potencial falla, esta afectaría a una zona concreta, con lo que las cargas de trabajo de misión crítica se pueden seguir ejecutando y los negocios pueden sostenerse en funcionamiento de forma ordinaria.

Huella de carbono

Últimamente, IBM hizo público su compromiso de llegar a cero emisiones de gases de efecto invernadero en dos mil treinta. Para lograrlo, aseguran, los estudiosos de la compañía trabajan de la mano con clientes del servicio y asociados para abordar inconvenientes, por servirnos de un ejemplo, la creciente huella de carbono global de las cargas de trabajo en la nube y los centros de datos.

Lograr disminuir al mínimo el impacto de estos, no solo va a ser ventajoso para el medioambiente. Asimismo representará una ayuda a fin de que los clientes del servicio aborden sus ideas de sostenibilidad, afirma en el citado comunicado.

Palabras finales

Transformación digital en amércia latina

Desde IBM destacan las palabras de Alejandro Florean, Vicepresidente de Asesoría de IDC América Latina: esta organización presagia que, «para dos mil veintidos, alrededor del cuarenta por ciento del Producto Interior Bruto sudamericano sea digital, lo que producirá cuatrocientos sesenta mil millones de dólares americanos en gastos de TI para 2023» y, en consecuencia, que «un treinta y cinco por ciento del gasto de TI relacionado con la computación en nube».

En el manual de buenas prácticas convocado ya antes, la compañía recoge que el hibridismo es el enfoque preferido o bien predeterminado, tanto para el sesenta y nueve por ciento de las grandes empresas (que superan los diez mil empleados) y el setenta y tres por ciento de las organizaciones gubernamentales/educativas.

Por último, la multinacional de TI asimismo ha comunicado que a lo largo del dos mil veintiuno al catálogo de IBM Cloud se le van a ir agregando «servicios de plataforma para asistir a los clientes del servicio a incorporar con velocidad la arquitectura y las aplicaciones de misión crítica en ambientes de nube híbrida, y capacidades de inteligencia artificial con IBM Watson, blockchain, IoT y analítica».