Inteligencia cultural | La competencia que se precisa en las compañías

En un equipo de trabajo convergen diferentes personas con caracteres y formas de meditar diferentes. La inteligencia cultural te ayuda a reconocer los factores que puedes aprovechar si te amoldas a lo ignoto. Hoy en día, una de las claves del éxito empresarial se oculta en la entendimiento del impacto que puede tener la cultura en el comportamiento de una sociedad.

Aunque es cierto, las compañías deben tener la capacidad de administrar la riqueza que se halla en la diversidad; no obstante, en ciertas ocasiones no sabemos en qué consiste la inteligencia cultural y de qué forma sacarle partido. En el artículo, te vamos a enseñar de qué manera puedes desarrollar esta habilidad en tu negocio para respaldar la incorporación de miembros con cualquier género de opiniones, costumbres, nacionalidades y considerablemente más.

¿Qué es la inteligencia cultural?

La inteligencia cultural es la capacidad que tienen los individuos para amoldarse a cualquier contexto cultural. El término de inteligencia cultural brota merced a la combinación con la inteligencia sensible y social, ya que esta habilidad se adquiere en el proceso de análisis que hace el humano frente a un escenario ignoto.

Una persona que es culturalmente inteligente va a estar dispuesta para lidiar y trabajar sus emociones, para eludir así los choques que se producen al enfrentarse a un planeta corporativo diverso. Este proceso implica que el individuo se familiarice con las costumbres del nuevo ambiente que lo rodea y la inteligencia cultural es la clave para conseguirlo.

Debemos ser capaces de relacionarnos y comunicarnos con personas que sean diferentes a nosotros, por lo que, la inteligencia cultural es considerada como una destreza que fomenta el desarrollo en una organización desde la aceptación y el reconocimiento de las diferencias.

Inteligencia cultural, Sensibilidad cultural y Conciencia cultural

Diferencias de la inteligencia, conciencia y sensibilidad cultural

Las compañías día tras día procuran incorporar nuevas estrategias que robustezcan su cultura empresarial. No obstante, a fin de que la implementación de un proyecto sea triunfante, la organización precisa conocer cuál es la cultura de cada uno de ellos de sus empleados. Debido a la relevancia que mantiene este término, resulta ocurrente crear una visión global desde diferentes patrones culturales.

Para iniciar este proceso de adaptación, las compañías deben reconocer los componentes primordiales de la inteligencia cultural. Uno de ellos, es la conciencia cultural, la que marcha como una herramienta para poner atención sobre todo lo que pasa alrededor, consiguiendo así concebir una estrategia creativa que contrarreste los efectos de la multiculturalidad.

Ahora bien, para comprender un tanto más sobre la inteligencia cultural debemos emplear otros conceptos. En un caso así, la sensibilidad cultural se define como la voluntad que tiene cada individuo para investigar pues las personas de otras etnias actúan de una determinada forma.

De este modo, llegamos a la conclusión de que la inteligencia cultural marcha como un perfecto engranaje que potencia la conciencia y sensibilidad cultural para el reconocimiento de la diversidad que predomina en el ambiente.

Podemos destacar que la inteligencia cultural se ha transformado en una de las habilidades más demandadas del mercado de trabajo, puesto que deja el comprensión de las distintas formas de meditar. En verdad, una organización que combina estos tres conceptos prueba el potencial que tiene para crear y acrecentar la productividad en el sitio de trabajo.

¿Por qué es esencial la inteligencia cultural?

Relevancia de la inteligencia cultural

Cada persona y equipo de trabajo es diferente, por lo que, la adaptación es esencial para integrarnos y proseguir con el desarrollo personal. Ahora bien, en la cultura ocurre lo mismo, ya que es diversa, especial y alterable. Esto desea decir que la inteligencia cultural está en coalición con la inteligencia sensible a fin de que los humanos podamos comprender el comportamiento de las personas que nos rodean.

En consecuencia, forjar la inteligencia cultural en los negocios es esencial para contar con equipos con mejores capacidades de comprensión. Debido a esta habilidad, los empleados van a tener la ocasión de brindar una contestación eficaz y en ciertos casos inmediata.

Por otra parte, una investigación efectuado a trescientos sesenta y cinco empresas por McKinsey & Company probó la relevancia de la inteligencia cultural en los negocios. Los resultados lanzaron datos que aseguran que la fuerza de trabajo es considerablemente más eficaz si cuenta con mayor diversidad cultural y étnica.

Las organizaciones y los líderes corporativos se dan cuenta que el factor intelectual no basta para impactar el mercado. En verdad, probablemente la inteligencia cultural se transforme en el pase de salida para aquellas empresas que procuran internacionalizarse.

Recomendado:

Beneficios de la inteligencia cultural en las compañías

Beneficios de la diversidad en las compañías

Los componentes que hacen una parte de la definición de inteligencia cultural son cada vez más precisos en el campo laboral. No obstante, para realizar una buena transición empresarial cara el desarrollo de esta habilidad, resulta recomendable descubrir de qué forma esta cultura puede favorecer la cultura organizacional que fue definida anteriormente.

1. Reconocimiento

Los empleados con altos niveles de inteligencia cultural son una pieza esencial para reconocer las fallas que pueden existir en un equipo de trabajo. A nivel profesional, todos debemos amoldarnos a los cambios del planeta para proseguir siendo productivos. Por este motivo, en el momento en que una persona es culturalmente inteligente, comprende el valor que aporta la existencia de personas de conjuntos diferentes en su entorno laboral.

dos. Comunicación

Es usual que un equipo que esté compuesto por múltiples etnias pueda probar discrepancias y malos entendidos debido a la diferencia en la manera de meditar. No obstante, la inteligencia cultural ayuda a que la comunicación sea más precisa sin importar lo más mínimo las palabras o términos que se empleen.

tres. Aceptación

Un equipo de trabajo que es culturalmente inteligente es capaz de reconocer la relevancia de las raíces y tradiciones de sus compañeros para lograr el bien colectivo. Dado a que las personas van a estar enfocadas en emplear métodos que engloben múltiples etnias, las compañías van a poder asegurar más eficiencia en la atención al usuario.

cuatro. Sensibilidad

La inteligencia cultural deja que el humano comprenda los sentimientos del otro para interiorizarlo y siguiente a ello, conseguir un aprendizaje. Al salir de la zona de confort, los individuos se vuelven más empáticos. Por tal razón, podemos aseverar que la inteligencia cultural es esencial para la creación de conexiones interpersonales en el ambiente laboral.

cinco. Adaptación

Al desarrollar la inteligencia cultural en los negocios, los individuos van a tener la capacidad de amoldarse a los comportamientos y cambios del ambiente para no detener el flujo de trabajo. En otras palabras, la ejecución de actividades que impliquen la implementación de la inteligencia cultural aportasen una ventaja a nivel competitivo respecto a las demandas del mercado.

¿De qué manera desarrollar la inteligencia cultural?

Desarrollar la inteligencia cultural en el trabajo

La inteligencia cultural es un camino lleno de aprendizajes inacabables y de múltiples herramientas que robustecen el desarrollo personal. En verdad, fomentar el desarrollo de esta habilidad es una enorme ayuda para aprender a aprovechar al límite la experiencia de compartir con personas que no tengan exactamente las mismas costumbres.

Es el instante de que empieces a guiar a tus empleados a fin de que puedan cultivar y promover un mejor entorno de trabajo con la implementación de la inteligencia cultural. ¡Te enseñamos de qué manera conseguirlo en seis pasos!

1. Alimenta tus conocimientos

Acrecentar la inteligencia cultural

Invertir en el aprendizaje es uno de los pasos esenciales para empezar a desarrollar una adecuada inteligencia cultural. La mejor forma de establecer conexiones culturales es conocer de dónde vienen el resto de los miembros de un equipo y cuáles son las formas en las que puedes comunicarte con ellos.

Si aprendes a descifrar a las personas, vas a tener herramientas que te asistan a llevar una administración de la diversidad intelectual y cultural, por poner un ejemplo, estudia de qué manera se comportan, cuáles son sus gustos y preferencias.

Además de esto, si estás en un equipo de trabajo diverso, promueve la participación en talleres, conferencias y hablas en donde puedas fomentar la inteligencia intercultural.

dos. Conoce nuevas etnias

Conocer nuevas etnias

La clave para descubrir de qué forma apoya la cultura, el desarrollo de la inteligencia es adentrarse en ella, especialmente en aquellas personas clasificadas como líderes en la compañía. Debido a que representan una de las tareas con mayor responsabilidad, servirán de repercusión para el resto de conjunto de empleados.

Indudablemente, uno de los pilares del desarrollo empresarial es la promoción de una cultura creativa y diversa, puesto que confluyen al tiempo múltiples formas de meditar y de ver el planeta. En verdad, la cultura puede resultar ventajosa en el momento de buscar impactar el mercado con ideas renovadoras.

tres. Advierte tus prejuicios

Entorno de trabajo diverso e inclusivo

Un paso esencial en el desarrollo de la inteligencia cultural es tomar conciencia de la manera en la que nos relacionamos con las personas y los juicios de valor que hacemos ya antes de empezar una relación interpersonal. Existen herramienntas que te asisten a descubrir de qué manera, de forma involuntaria, reaccionas ante personas ignotas o diferentes a ti.

Advierte cuáles son los primordiales prejuicios en los que incurres y te va a ser considerablemente más simple establecer comunicaciones y durables. A veces tenemos prejuicios dependiendo del aspecto físico, orientación sexual, tono de piel, edad o género.

cuatro. Valora el lenguaje anatómico

Expresiones con el lenguaje anatómico

En una organización hallamos todo género de etnias que salen a luz cuando empezamos a entablar conversaciones con algún miembro. No obstante, existen algunas cosas que no se afirman, mas tienen un enorme impacto.

Se trata del lenguaje anatómico, una opción alternativa que empleamos cuando deseamos decir algo, mas no hallamos las palabras o, al contrario, no es recomendable hacerlo.

En una organización puedes identificar señales de bostezo, brazos cruzados, manos cerradas en forma de puño y más. Por este motivo, es conveniente que dediques un espacio para relacionarte con los empleados y conocer el motivo de sus expresiones anatómicos. Así, reducirás estos comportamientos y va a mejorar el entorno laboral.

cinco. Ten una mentalidad abierta

Inteligencia cultural en las compañías

Podemos conocer los modelos de inteligencia cultural, no obstante, llevarlo a la práctica puede parecer una labor bastante difícil cuando no nos atrevemos a meditar diferente. En el momento de interaccionar con personas que no hagan una parte de nuestra cultura, la inteligencia cultural, la mentalidad abierta y la empatía, van a ser grandes aliados que nos aproximarán a lo que deseamos.

Tener una psique abierta te ayuda a ser receptivo a nuevas ideas, a percibir creencias y confiar en los diversos puntos de vista. En verdad, hay una infinidad de cosas que pueden efectuarse si nos abrimos al planeta y a las personas.

Además de esto, si deseas fomentar un ambiente laboral con un desarrollo personal y profesional sostenido, este es uno de los componentes de la inteligencia cultural que debes desarrollar.

seis. Invierte en la inteligencia sensible

Inteligencia sensible

Hoy en día, una de las competencias laborales más demandadas en el medio corporativo es la administración de las emociones. Los acontecimientos con sentimientos negativos pueden afectar la manera en la que establecemos relaciones interpersonales.

Por esta razón, invertir en la inteligencia sensible es una herramienta que toda persona debe desarrollar, puesto que deja realizar un autoanálisis y fomenta la empatía. Una forma de fortalecer la inteligencia cultural y sensible es ejecutar jornadas de adiestramiento y actividades que faciliten la entendimiento de las situaciones externas.

Palabras finales

La capacidad de trabajar y relacionarse con personas que sean de orígenes culturales diferentes, es adquirida por medio del desarrollo de la inteligencia cultural. Indudablemente, esta habilidad es indispensable para cualquier clase de negocio, líder o gerente ejecutivo, ya que se ha transformado en una herramienta ventajosa para el fortalecimiento de los equipos.

Invertir en la inteligencia cultural prepara a los empleados para la experiencia que van a vivir en el planeta globalizado al que deben enfrentarse al promocionar un producto o servicio. Y , ¿qué esperas para reconocer y comprender los diferentes puntos de vista que se hallan en el planeta?

Artículos relacionados: