Primordiales razones por las que no est√°s consiguiendo tus objetivos ūüŹį

Primordiales razones por las que no est√°s consiguiendo tus objetivos

Ya antes de entrar en más detalles sobre las razones por las cuales no se consigue una meta establecido, es esencial delimitar qué es una meta. Un propósito es la resolución de conseguir una determinada situación o bien un resultado específico en un instante concreto.

En consecuencia, los objetivos asimismo sirven como se√Īales, para orientar.¬†Entonces muestran a d√≥nde deseas ir.¬†Que llegues a la situaci√≥n concreta o bien al resultado concreto en el instante concretado o bien no, como es natural, depende de muchos factores.

Razones por las que no se consigue la meta

Afirmemos que te has fijado un objetivo concreto. Con lo que has definido qué es precisamente lo que deseas conseguir para en qué momento. Las próximas razones pueden ser las primordiales razones por las que no estás consiguiendo tu objetivo:

No es objetivo

Te has fijado una meta, mas no es tu meta personal.¬†M√°s bien, te la trajeron a ti. Este puede ser el incremento de ventas demandado por la gerencia o bien el deSeo de tu pareja de que pierdas algo de peso.¬†Por consiguiente, es un prop√≥sito ¬ęextranjero¬Ľ.

Una meta personal se identifica por el hecho de que ha surgido de tu deSeo personal. Si falta este deSeo, acostumbra a haber asimismo falta de motivación y pasión para conseguir el propósito.

La meta difiere de tus valores personales

Cada uno de ellos tiene su sistema de valores que se ha desarrollado en el curso de su desarrollo. Por servirnos de un ejemplo, una persona otorga suma importancia a una carrera y / o bien valores materiales, la otra no puede hacer nada con ellos.

Si se fija una meta que se desvía de tu sistema de valores, es considerablemente más bastante difícil de conseguir que si se ajusta a tus valores.

El propósito no es realista

Abogo por establecer grandes metas en la vida. Mas, como es lógico, estas habrían de ser realistas, en el sentido de posible.

Si me planteo la meta de aprender a tocar un instrumento y despu√©s ser admitido en la mejor filarm√≥nica del planeta en los pr√≥ximos un par de a√Īos, es pr√°cticamente seguro que es imposible, sin importar lo m√°s m√≠nimo qu√© talento sea.

Frecuentemente, no obstante, solo resulta en retrospectiva que una meta establecido no era realista pues no podíamos juzgarlo mejor por nosotros mismos.

El propósito es demasiado grande

Para muchos, tener un enorme objetivo presenta un reto esencial que, en √ļltimo t√©rmino, puede conducir al descalabro.¬†Pues una enorme meta acarrea el peligro de que perdamos de vista las cosas y en consecuencia perdamos nuestra motivaci√≥n.

Si, por contra, divides el enorme objetivo en muchos peque√Īos,¬†en jalones, pierde tu ¬ęmiedo¬Ľ.

No puedes utilizar tus fortalezas

Esto con frecuencia se subestima: Cuanto m√°s podamos usar nuestras fortalezas y talentos en el camino cara nuestra meta, m√°s simple va a ser conseguir nuestras metas.

Como ejemplo: 2 amigos que hasta el momento hab√≠an tenido poco inter√©s por el deporte se han marcado la meta de participar en el pr√≥ximo marat√≥n de la urbe del pr√≥ximo a√Īo.

Uno est√° en estupenda condici√≥n f√≠sica y tiene una genial condici√≥n f√≠sica b√°sica, el segundo no puede ense√Īar los dos.¬†¬ŅA qui√©n, con toda probabilidad, le resultar√° m√°s simple conseguir la meta fijado?

Te rindes demasiado pronto

A mi juicio, esta es la razón más habitual por la que no se cumple una meta: rendirse temprano. Lógicamente, carece de sentido perseguir un fin cuando evidentemente está destinado al fracaso.

No obstante, muchos pierden de vista la meta frente a la menor resistencia, o bien aun si el éxito no llega en el instante aguardado.

No puedes admitir incidentes

Este punto se sobrepone con el precedente.¬†Pues son exactamente los¬†incidentes los que con frecuencia conducen a un abandono temprano.¬†Si asimismo tiendes a hacerlo, ten presente que pr√°cticamente ning√ļn objetivo se puede conseguir sin superar los incidentes.

Asimismo nos agrada estar cegados por el éxito del resto. Seguro que conoces a una o bien otra persona fenomenal asimismo por el hecho de que te das cuenta de lo que esta persona ya ha conseguido.

Entonces vemos el estado qou.¬†Mas, ¬Ņqu√© hay tras todo esto, las protestas, los incidentes que esta persona de forma frecuente ha ca√≠do en la cara en el camino cara el √©xito, el ah√≠nco y el ah√≠nco que por √ļltimo llevaron a lo que tanto admiramos? no podemos ver nada.

No tienes tiempo

Cada objetivo lleva tiempo, que de manera frecuente se pasa por alto. Se establece una meta velozmente, mas en un inicio se ignora el ahínco que implica incorporar los pasos individuales requeridos.

La agitada vida (laboral) del día tras día deja poco espacio para el aire y el propósito prosigue siendo un proyecto.

Falta de autodisciplina

Ahora hay metas que tienen mucha pasión en ellas. Entonces nos aproximamos a ellos con gran motivación y vigor, de forma que literalmente seamos llevados a la meta. Semejantes objetivos tienden a ser la salvedad.

Si falta esta pasión y motivación, se requiere una buena dosis de autodisciplina y voluntad de hierro.

Falta de enfoque estructurado

Una meta se consigue dando un paso al unísono en el camino. Aun si eso puede parecer lógico, en la práctica a ciertas personas les resulta bastante difícil usar este enfoque estructurado.

Este procedimiento bien planeado resulta más bastante difícil, cuanto más se requieren pasos individuales para lograr la meta. Si pierdes de vista los próximos pasos o bien medidas precisos, te distancias poco a poco más de tu objetivo.

No buscas apoyo

Cada proyecto se puede incorporar más de manera fácil con ayuda. Lógicamente, esto asimismo se aplica a los objetivos. Asimismo puede ser una forma de motivación si completamente deseas hacerlo solo, para demostrárselo a el resto o bien a ti, mas efectivamente no es más simple.

Conozco este falso orgullo por mí. Entonces conseguí el propósito, mas efectivamente hubiese sido considerablemente más simple y me hubiese llevado menos tiempo si hubiese buscado y admitido apoyo.

A mi modo de ver, estas son las razones personales más frecuentes por las que no se consigue un propósito. Naturalmente, hay otras muchas razones y circunstancias que pueden ser responsables de no conseguirlo. Mas con esta lista deseaba centrarme en los factores de los que somos personalmente responsables.

El descalabro puede conducir a grandes cosas

Me agradaría deshacerme de algo más en este contexto: en nuestra sociedad, el descalabro, por poner un ejemplo, no conseguir una meta, frecuentemente se ve de forma negativa. Todo cuanto debes hacer es echar una ojeada a las diferentes gacetas y periódicos.

Muy velozmente, el sello del descalabro se deja en una persona sin cuestionar las razones del descalabro. En ciertos países, el descalabro es menos negativo y debería serlo. Por el hecho de que el descalabro de manera frecuente resulta ser una experiencia valiosa para la persona en cuestión en retrospectiva, de la que por su parte puede surgir algo magnífico.

Ya antes de entrar en más detalles sobre las razones por las cuales no se consigue una meta establecido, es esencial delimitar qué es un propósito. Un fin es la resolución de conseguir una determinada situación o bien un resultado específico en un instante concreto.

Por ende, los objetivos asimismo sirven como se√Īales, para orientar.¬†Entonces muestran a d√≥nde deseas ir.¬†Que llegues a la situaci√≥n concreta o bien al resultado concreto en el instante detallado o bien no, naturalmente, depende de muchos factores.

Razones por las que no se consigue la meta

Afirmemos que te has fijado un objetivo concreto. Conque has definido qué es precisamente lo que deseas conseguir para en qué momento. Las próximas razones pueden ser las primordiales razones por las que no estás consiguiendo tu objetivo:

No es objetivo

Te has fijado una meta, mas no es tu meta personal.¬†M√°s bien, te la trajeron a ti. Este puede ser el incremento de ventas demandado por la gerencia o bien el deSeo de tu pareja de que pierdas algo de peso.¬†Por consiguiente, es una meta ¬ęextranjero¬Ľ.

Una meta personal se identifica por el hecho de que ha surgido de tu deSeo personal. Si falta este deSeo, acostumbra a haber asimismo falta de motivación y pasión para conseguir la meta.

El propósito difiere de tus valores personales

Cada uno de ellos tiene su sistema de valores que se ha desarrollado en el curso de su desarrollo. Por poner un ejemplo, una persona entrega suma importancia a una carrera y / o bien valores materiales, la otra no puede hacer nada con ellos.

Si se fija una meta que se desvía de tu sistema de valores, es considerablemente más bastante difícil de conseguir que si se ajusta a tus valores.

El propósito no es realista

Abogo por establecer grandes metas en la vida. Mas, como es natural, estas habrían de ser realistas, en el sentido de posible.

Si me planteo la meta de aprender a tocar un instrumento y despu√©s ser admitido en la mejor filarm√≥nica del planeta en los pr√≥ximos un par de a√Īos, es pr√°cticamente seguro que es imposible, sin importar un m√≠nimo qu√© talento sea.

De forma frecuente, no obstante, solo resulta en retrospectiva que un fin establecido no era realista pues no podíamos juzgarlo mejor por nosotros mismos.

La meta es demasiado grande

Para muchos, tener un enorme objetivo presenta un reto esencial que, en √ļltimo t√©rmino, puede conducir al descalabro.¬†Pues una enorme meta acarrea el peligro de que perdamos de vista las cosas y por lo tanto perdamos nuestra motivaci√≥n.

Si, por contra, divides el enorme objetivo en muchos peque√Īos,¬†en jalones, pierde tu ¬ęmiedo¬Ľ.

No puedes utilizar tus fortalezas

Esto de forma frecuente se subestima: Cuanto m√°s podamos emplear nuestras fortalezas y talentos en el camino cara nuestra meta, m√°s simple va a ser conseguir nuestras metas.

Como ejemplo: 2 amigos que hasta el momento hab√≠an tenido poco inter√©s por el deporte se han marcado el prop√≥sito de participar en el pr√≥ximo marat√≥n de la urbe del pr√≥ximo a√Īo.

Uno est√° en estupenda condici√≥n f√≠sica y tiene una genial condici√≥n f√≠sica b√°sica, el segundo no puede ense√Īar los dos.¬†¬ŅA qui√©n, con toda probabilidad, le resultar√° m√°s simple conseguir la meta fijado?

Te rindes demasiado pronto

A mi modo de ver, esta es la razón más habitual por la que no se cumple una meta: rendirse temprano. Como es natural, carece de sentido perseguir un propósito cuando evidentemente está destinado al fracaso.

No obstante, muchos pierden de vista el propósito frente a la menor resistencia, o bien aun si el éxito no llega en el instante aguardado.

No puedes admitir incidentes

Este punto se sobrepone con el precedente.¬†Por el hecho de que son exactamente los¬†incidentes los que frecuentemente conducen a un abandono temprano.¬†Si asimismo tiendes a hacerlo, ten presente que pr√°cticamente ning√ļn objetivo se puede conseguir sin superar los incidentes.

Asimismo nos agrada estar cegados por el éxito del resto. Seguro que conoces a una o bien otra persona fenomenal asimismo por el hecho de que te das cuenta de lo que esta persona ya ha conseguido.

Entonces vemos el estado qou.¬†Mas, ¬Ņqu√© hay tras todo esto, las protestas, los incidentes que esta persona de manera frecuente ha ca√≠do en la cara en el camino cara el √©xito, el ah√≠nco y el ah√≠nco que por √ļltimo llevaron a lo que tanto admiramos? no podemos ver nada.

No tienes tiempo

Cada objetivo lleva tiempo, que con frecuencia se pasa por alto. Se establece una meta velozmente, mas en un inicio se ignora el ahínco que implica incorporar los pasos individuales requeridos.

La agitada vida (laboral) del día tras día deja poco espacio para el aire y el propósito prosigue siendo un proyecto.

Falta de autodisciplina

Ahora hay metas que tienen mucha pasión en ellas. Entonces nos aproximamos a ellos con gran motivación y vigor, de tal modo que literalmente seamos llevados a la meta. Semejantes objetivos tienden a ser la salvedad.

Si falta esta pasión y motivación, se requiere una buena dosis de autodisciplina y voluntad de hierro.

Falta de enfoque estructurado

Una meta se consigue dando un paso al unísono en el camino. Aun si eso puede parecer lógico, en la práctica a ciertas personas les resulta bastante difícil emplear este enfoque estructurado.

Este procedimiento bien planeado resulta más bastante difícil, cuanto más se requieren pasos individuales para lograr la meta. Si pierdes de vista los próximos pasos o bien medidas precisos, te distancias poco a poco más de tu objetivo.

No buscas apoyo

Cada proyecto se puede incorporar más de manera fácil con ayuda. Como es natural, esto asimismo se aplica a los objetivos. Asimismo puede ser una forma de motivación si totalmente deseas hacerlo solo, para demostrárselo a el resto o bien a ti, mas efectivamente no es más simple.

Conozco este falso orgullo por mí. Entonces conseguí la meta, mas efectivamente hubiese sido considerablemente más simple y me hubiese llevado menos tiempo si hubiese buscado y admitido apoyo.

Bajo mi punto de vista, estas son las razones personales más frecuentes por las que no se consigue un fin. Como es lógico, hay otras muchas razones y circunstancias que pueden ser responsables de no conseguirlo. Mas con esta lista deseaba centrarme en los factores de los que somos personalmente responsables.

El descalabro puede conducir a grandes cosas

Me agradaría deshacerme de algo más en este contexto: en nuestra sociedad, el descalabro, por poner un ejemplo, no conseguir una meta, de forma frecuente se ve de forma negativa. Todo cuanto debes hacer es echar una ojeada a las diferentes gacetas y periódicos.

Muy velozmente, el sello del descalabro se deja en una persona sin cuestionar las razones del descalabro. En ciertos países, el descalabro es menos negativo y debería serlo. Por el hecho de que el descalabro con frecuencia resulta ser una experiencia valiosa para la persona en cuestión en retrospectiva, de la que por su parte puede surgir algo magnífico.