Que Es Y Como Sanarla (conforme La Causa)

La clorosis en plantas se manifiesta por un amarillamiento progresivo de las hojas, que pierden su clorofila, lo que conduce a un debilitamiento de la planta perjudicada. Acostumbra a aparecer a fines de verano, mas puede estar presente todo el año en plantas de hoja perenne.

Esta ficha práctica explica de qué forma diagnosticar, prevenir y combatir la clorosis.

💡 Clorosis en plantas: ¿Qué es y qué la causa?

En el momento en que una planta se ve perjudicada por la clorosis, sus hojas pierden gradualmente su color verde y adquieren un tono amarillo pálido. Conforme la especie y la intensidad de la clorosis, esta decoloración es aproximadamente grave y extensa.

Las causas que pueden impedir la síntesis de clorofila son numerosas y pueden ser más de una al mismo tiempo:

  • Un suelo inapropiado para la planta en cuestión, por ser demasiado calcáreo, demasiado sólido o bien con estancamiento de humedad.
  • Faltas de sales minerales, como el hierro o bien el manganeso (y asimismo de cinc, magnesio, potasio y fósforo), o bien de ázoe. Estas deficiencias son extrañas en plena tierra, mas comunes en los cultivos en maceta.

El fósforo, el potasio y el ázoe son esenciales para el desarrollo y la fructificación de las plantas.

Las primordiales especies perjudicadas son:

  • Plantas cultivadas en macetas, las primeras en ser atacadas;
  • Plantas de brezo, rosales;
  • Vides;
  • Árboles o bien arbustos frutales (cítricos, perales, membrillos, melocotoneros…).

1 Diagnosticar la presencia de clorosis

Síntomas generales


La clorosis puede generarse tanto en las hojas adultas como en las jóvenes.

  • La decoloración empieza en el limbo, entonces sigue cara la punta ya antes de prosperar cara el pedúnculo, donde queda un tanto de verde en forma de V.
  • Las faltas múltiples solo pueden identificarse con precisión a través de el análisis mineral de las hojas de múltiples meses.
  • Las plantas perjudicadas por la clorosis se desgastan y medran mal.

Síntomas de clorosis conforme la falta


Las faltas de ázoe, como de fósforo, magnesio o bien potasio, afectan primero a las hojas más viejas, al paso que las faltas de hierro y cinc afectan primero a las hojas más jóvenes.

  • Falta de ázoe:
    Toda la hoja se descolora, con las nervaduras aun más pálidas que el limbo.
  • Falta de fósforo:
    Provoca la deformación de los frutos y el pardeamiento de las hojas.
  • Falta de magnesio:
    Hace que las hojas se vuelvan amarillas, entonces cobrizos y se caigan.
  • Falta de hierro (clorosis férrica) y zinc:
    Son más notables en las hojas jóvenes, que no se desarrollan y cuyas nervaduras continúan verdes.

Todo sobre la Clorosis Férrica clorosis ferrica

Clorosis en los cítricos


En la mayor parte de nuestras zonas, los cítricos acostumbran a cultivarse en macetas. Al vivir a lo largo de muchos años, se ven perjudicados muy frecuentemente por la clorosis, ocasionada por las faltas de minerales y ázoe.

  • La falta de ázoe puede generarse en un cultivo de maceta algo viejo que no ha recibido suficientes nutrientes (abono, etcétera). En el caso de un cultivo al aire libre, resulta más probable que se deba a una enfermedad fúngica, la phytophthora, que afecta a la planta o bien plantas (enfermedad de la raíz, el leño o bien las ramas).
  • La falta de cinc, que es usual en los brotes jóvenes, se aprecia por una decoloración de las superficies entre las nervaduras, que continúan verdes, como por una banda angosta pegada durante estas nervaduras. Además de esto, estas hojas son más pequeñas y se sostienen erguidas de forma característica.
  • La falta de manganeso se distingue de la de cinc en que se sostiene el tamaño y la manera normales de las hojas.

dos Prevenir la Clorosis en Plantas

citricos con clorosis

La síntesis de la clorofila, un proceso esencial en el desarrollo de las plantas, precisa luz, mas asimismo oligoelementos (minerales en forma de sales minerales en pequeñas cantidades) y ázoe para marchar apropiadamente.

Si las plantas se cultivan apropiadamente en plena tierra, no debería haber deficiencias y, por ende, no debería haber clorosis.

Un suelo enriquecido de forma regular con compost o bien con restos de plantas, y asimismo rico en microorganismos, lombrices y también insectos, favorece el buen desarrollo de las plantas. En el caso de los cultivos muy hambrientos, un abono orgánico completará estos aportes.

Un suelo demasiado calcáreo y sólido, como un riego demasiado rebosante con agua demasiado calcárea, complican la absorción de estos oligoelementos. Ciertas plantas particularmente, como las de brezo (hortensias, rododendros y azaleas o bien camelias…), no medran en suelos calcáreos. Este es asimismo el caso de los lauros cereza, los eleagnus, las weigelias…

Para esta clase de plantas, la adición de tierra de brezo no va a ser suficiente para eludir la aparición de clorosis. Por tanto, puedes seleccionar entre:

  • Escoger otras especies adaptadas a tu suelo;
  • Plantarlas en un contenedor (o bien un volumen equivalente excavado y apartado en el suelo) lleno de tierra de brezo.

Para prevenir la aparición de clorosis :

  • Es recomendable conocer la naturaleza del suelo que se cultiva. Para esto, puedes:
    • Efectuar mismo un análisis aproximado del suelo con un “kit de análisis” libre en el mercado;
    • Emplear los servicios de un laboratorio.
  • Descubre asimismo los requisitos del suelo y las preferencias de las especies que deseas plantar.
  • Ciertas prefieren suelos ácidos y otras suelos calcáreos básicos.

La mayor parte de las especies no aceptan demasiada agua, lo que puede terminar mudando las cualidades físicas y químicas del suelo. El suelo ya no va a poder guardar los nutrientes esenciales para el desarrollo de las plantas, cuyas hojas se volverán amarillas.

  • No cultivar en terrenos mal drenados o bien anegados.
  • Si tu suelo es demasiado arcilloso, agrega arena de río y materia orgánica.

De qué manera Examinar el suelo de tu Jardín revisar que género de suelo tengo

De qué forma Corregir el suelo corregir el suelo

tres Tratamiento de la clorosis en Plantas

Las deficiencias identificadas pueden solucionarse agregando nutrientes al suelo o bien al sustrato, o bien pulverizando abono foliar. Si bien la administración de abono foliar genera un efecto corrector rapidísimo, solo debes usarlo como tratamiento auxiliar, en tanto que su acción no persiste y debe ir seguida de una fertilización de base que, por sí misma, va a ser durable.

hojas amarillas falta de nutrientes

Para combatir la falta de hierro en suelos calcáreos


El tratamiento se efectúa eminentemente a través de la adición de quelatos de hierro. Los productos listos para utilizar, como el conocido Sequestrene, dan un suministro gradual y prolongado de hierro velozmente absorbible a lo largo del periodo de desarrollo. Se debe aplicar de tres a cuatro veces por año.

Hay muchas “recetas de la abuela”, puesto que son menos costosas, que van desde el empleo de agua con hierro oxidado hasta el sulfato de hierro. En el caso del sulfato de hierro, no obstante, hay que llevar cuidado de supervisar la cantidad de hierro debido a su toxicidad en dosis elevadas.

Todo sobre la Clorosis Férrica y Como Sanarla clorosis ferrica

Para las faltas de magnesio, potasio, fósforo, manganeso y ázoe


Puedes localizar soluciones quelatadas (esto es, muy solubles y de veloz asimilación) en tiendas especializadas. Su único inconveniente es su costo, por norma general elevado.

Por este motivo, ciertos prefieren incorporar materia orgánica naturalmente rica en oligoelementos: harina de huesos de pescado pulverizada, polvo de huesos, polvo de sangre seca, etcétera

Para finalizar, si tu suelo es demasiado arcilloso y retiene demasiada agua, agrega una buena dosis de arena de río y materia orgánica (compost, estiércol descompuesto….).

Como añadir Ázoe a las plantas añadir ázoe a las plantas