Valor teorético de una acción: Qué es, de qué forma calcularlo e inversión en valor

Hay muchos factores a tener en consideración en el momento de valorar una compañía. Muchos inversores optan por continuar la estrategia del value investing, asimismo conocido como inversión en valor. Para esto es esencial saber de qué manera descubrir si las acciones están por debajo o sobre su valor real, o por lo menos saber de qué forma calcular su valor a nivel contable. Para esto existe el valor teorético de una acción, del que vamos a hablar en el presente artículo.

Primero vamos a explicar qué es precisamente el valor teorético de una acción y después os vamos a mostrar cuál es su fórmula, explicando el cálculo con un caso. Además de esto, vamos a comentar un tanto qué es la inversión en valor. Si pensáis en invertir, estos conceptos son esenciales, por lo que os aconsejo que prosigáis leyendo.

¿Qué es el valor teorético de una acción?


El valor teorético contable es aquel valor que debería tener una compañía a nivel contable.

Asimismo conocido como valor teorético contable, el valor teorético de una acción es aquel valor que debería tener una compañía a nivel contable. Se logra a través de un cálculo hecho con datos extraídos del cómputo de la compañía en cuestión.

Otro nombre que recibe este valor es valor en libros. Para descubrir cuál es, hay que calcular cuál es la diferencia entre los activos que tiene una compañía quitando de exactamente los mismos sus obligaciones de pago o pasivos. El resultado se divide entre el total de las acciones emitidas por dicha compañía.

¿Mas para qué vale el valor teorético de una acción? Este valor nos señala esencialmente lo que vale una compañía, hablando siempre y en toda circunstancia a nivel contable. Refleja ese valor ya que, para calcularlo, se usa la suma de todos y cada uno de los activos o posesiones de la compañía en cuestión, como por servirnos de un ejemplo edificios, maquinarias, etc., restándole al resultado las deudas que tiene exactamente la misma.

Hay que resaltar que el valor teorético contable no es exactamente lo mismo que el valor nominal. Los dos conceptos se acostumbran a confundir muy de forma frecuente. La diferencia está en que, para conseguir el valor nominal, se calcula el cociente entre el capital social (no los activos) y el total de acciones emitidas por la compañía.

¿De qué forma se calcula el valor teorético de una acción?


Para conseguir el valor teorético de una acción se divide el patrimonio neto de la compañía por las acciones emitidas

Ahora que ya sabemos qué es el valor teorético de una acción, veremos de qué forma se calcula. Para poder realizar esta labor, es indispensable que conozcamos tanto los activos como los pasivos de la compañía en cuestión. La fórmula para calcular el valor teorético contable es la siguiente:

VTC (Valor Teorético Contable) = Activo – Pasivo

Como muchos ya vais a saber, el resultado logrado al quitar los pasivos de los activos de una compañía se conoce como patrimonio neto. Por consiguiente, la fórmula completa para conseguir el valor teorético contable de las acciones de una compañía es la siguiente:

VTCa = Patrimonio neto / número de acciones emitidas


Artículo relacionado:

Qué son activos y pasivos

El resultado de esta operación es el valor teorético contable por acción, el que nos señala cuánto valdría una acción de una compañía contablemente. Este término es realmente útil para inversores cuando piensan en invertir en una determinada empresa. Una buena opción es usarlo como referente tratándose de ver la cotización de las acciones de la compañía en el mercado de valores.

Teniendo presente lo que terminamos de explicar, podemos inferir que si el valor teorético de la acción es más bajo que el valor que presenta la acción en bolsa, es mal instante para adquirirla. En un caso así, la compañía en cuestión está sobrestimada y las esperanzas de desarrollo que existen sobre ella son muy grandes. En cambio, si el valor teorético de la acción es más alto que el valor que tiene la acción en bolsa, entonces sí es buen instante para adquirir, puesto que es bastante probable que logremos beneficios en el futuro.

Ejemplo de cálculo

Con el fin de asegurarnos de haber entendido bien la fórmula para calcular el valor teorético de una acción, pondremos un pequeño ejemplo. Imaginemos que tenemos una compañía que cotiza en bolsa cuyos activos ascienden a doscientos millones de dólares estadounidenses, por hacer números redondos. Además de esto, tienen un total de pasivos de cincuenta millones de dólares americanos.

A sabiendas de que su patrimonio neto asciende a un total de ciento cincuenta millones de dólares estadounidenses, o sea, doscientos millones menos los cincuenta millones de pasivo, ahora debemos fijarnos en el número de acciones en circulación. Imaginemos que hay un total de cien millones de acciones emitidas, la fórmula a aplicar sería la siguiente:

VTCa = ciento cincuenta.000.000 dólares americanos / cien.000.000 = uno con cinco dólares americanos

Esto nos señala que el valor teorético contable de la acción es de 1’5 dólares americanos . Recordemos que si en bolsa este valor está por encima es una mala adquiere, mas si está por debajo es buena adquiere. O sea, que si en el mercado, por la razón que sea las acciones cotizan a 0’90 dólares americanos , sería una ocasión bien interesante. Acá el trabajo sería descubrir si esto es algo ocasional por alguna crisis del ámbito u otra, o es que si verdaderamente la compañía está perjudicada por cierto motivo que el mercado ya ha descontado.

Inversión en valor


Saber calcular el valor teorético de una acción es muy aconsejable

Para finiquitar comentaremos un poco qué es la inversión en valor, asimismo famosa como value investing. Se trata de una filosofía de inversión que cuenta con unos seguidores fundamentales y que se ha popularizado merced a Warren Buffett y a su maestro Benjamin Graham. Esta filosofía o estrategia se fundamenta en la adquisición de valores cuando su coste en el mercado está bajo su valor real.

Conforme la inversión en valor, el mejor instante para adquirir acciones es cuando el costo de mercado está bajo el valor esencial de la acción. Esto es debido a que las posibilidades de que su costo aumente en un futuro son altísimas, puesto que el mercado tiende a ajustarse. Aunque es verdad que es una estrategia buenísima y muy lógica, existen dos grandes inconvenientes para llevarla a cabo:

  1. Calcular o apreciar cuál sería el valor intrínseco del título o de la acción.
  2. Saber pronosticar cuánto tiempo va a tardar el valor en verse reflejado en el mercado.

Seamos o no partidarios del value investing, o inversión en valor, el hecho de saber qué es y de qué forma calcular el valor teorético de una acción nos va a venir de perlas en el momento de estudiar el valor de una compañía y disminuir al mínimo posibles pérdidas. ¡El saber no ocupa espacio!